Adorando a Dios desde casa

Este sábado – 18 de abril- el Departamento de Mujeres del Presbiterio Centro realizó su primera actividad del año.

Esta vez, y dada a las restricciones exigidas por la autoridad sanitaria a consecuencia de la pandemia, la actividad se realizó de forma remota a través de un vídeo de 21 minutos que las Directoras del Departamento produjeron y que se compartió en las cuentas de WhatsApp de las hermanas.

En el video las directoras -Jacqueline Giadalah e Isabel González-  hicieron un llamado a mantenerse ocupadas estudiando la Palabra, a perseverar en la oración, a mantener el contacto pese a las circunstancias; palabras que tuvieron un sentido respaldo en las lecturas del evangelio de Juan y la Primera Carta a Timoteo.

La directora Jacqueline Giadalah dio lectura al capítulo 16 del libro de Juan animando a las hermanas a confiar en el Señor.

La Subdirectora Isabel González, leyó en Primera de Timoteo, capítulo 2, animando a las hermanas a perseverar en la oración.

Dadas a las condiciones por las que atravesamos, la actividad presbiterial se presentó en formato Devocional el que fue dirigido por el Pastor David Vilches, quien exhortó a las hermanas a considerar este tiempo de crisis como un tiempo provechoso para los creyentes.

 

Al dar lectura en el libro de Daniel, capítulo 2, versículos 2 al 5, el Reverendo reflexionó cómo debemos abordar este tiempo de crisis. En primer lugar, “En este tiempo debemos orar, no  debe ser la última medida para enfrentar nuestras ansiedades, sino la primera. En estos días debemos poner en práctica este medio de gracia”, dijo el Reverendo.

En segundo lugar, la crisis es la oportunidad para testificar el poder de Dios. “Aprovechemos la oportunidad de decir que hay un Dios Todopoderoso que puede cambiar las cosas”, enfatizó.

Y en tercer lugar, la crisis es un tiempo para reafirmar nuestra disposición a ser un medio de bendición. “La crisis es una oportunidad para entregar nuestros dones, nuestros recursos al servicio de nuestros amigos, vecinos y familiares”, instó.

Que Dios siga bendiciendo a toda nuestra Iglesia y que cada uno de los programas, tanto locales como Presbiteriales, sean moldeando nuestros corazones para la Gloria y Honra de nuestro Señor Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *