SEGUNDA REUNIÓN PRESBITERIAL DE HOMBRES: “SALIENDO DE TU ZONA DE CONFORT”

Cinco de la tarde del sábado 17 de octubre, desde la pantalla comienzan a prenderse las cámaras, y con ello aparecen los rostros y se escuchan las voces que se saludan a la distancia,  cada uno desde sus casas. Así se dio comienzo a la segunda Reunión Presbiterial de Hombres del Presbiterio Centro.

Si se considera el factor telemático, que ha sido la modalidad de este 2020, hasta aquí nada particular. Sin embargo, el diferencial estuvo en el tema. “Saliendo de tu zona de confort” apeló al corazón y permitió a los participantes hablar de aquellas zonas intocables que como varones de Dios nos hemos construido y que se constituyen en nuestros espacios para nuestra comodidad y confianza personal.

Para hablar de esto, la reunión se articuló en torno a la exposición del capítulo 32 de Éxodo, tema que fue exhortado por el Pastor Vladimir Pacheco P.

El drama del hombre es que necesita ver a Dios, y el pueblo de Israel es un claro ejemplo de esto. Ellos veían en Moisés la presencia de Dios, pero al ausentarse Moisés – por encontrarse en el monte ante la presencia de Jehová- se sintieron incómodos y necesitaron adorar algo concreto, señaló el Pastor en la introducción al tema.

“El apego a nuestras comodidades nos incapacita para crecer a la semejanza de la imagen de Cristo. Aaron como líder fue deficiente, fue cobarde. Priorizó su zona de confort, sus propios intereses como líder que luchar en contra del paganismo de su pueblo y avaló, entonces, la construcción del becerro”, aclaró.

“¿Somos mejores que Aarón? En ningún caso. Si no miramos frente a frente nuestros pecados no saldremos de nuestra zona de comodidad. Pero ¿Cómo salimos de allí? Arrepintiéndonos de nuestros pecados todos los días, aferrándonos diariamente de la Salvación dada por Cristo”, expresó.


Y concluyó: “ Estamos llamados a vivir en santidad, cuidándonos siempre de comportarnos según los preceptos que hemos adscritos a causa de la Salvación hecha por Jesucristo y no vivir a favor de nuestros intereses personales”.

Al término de la exposición, se realizó una conversación en salas que terminó en una plenaria donde cada grupo presentó una síntesis de lo que significa relevar la importancia del evangelio en sus vidas, la importancia de reconocer sus pecados y de cómo la Providencia de Dios los empuja a salir de sus zona de comodidad.

Damos gracias al Señor por esta reunión. Sigamos orando por los Departamentos locales, y desde ya la Dirección Presbiterial junto al Asesor, Pastor Sebastián Romero, los invita a participar de la última reunión programada – Dios mediante- para el 5 de diciembre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *