Primera Iglesia de Huépil cumplió 53 años

A su alrededor se levantan edificios públicos y colegios, también la Plaza de Armas y el hospital. El sector es conocido por sus habitantes como el centro cívico, zona de servicios que concentra las actividades laborales y económicas de Huépil ( Provincia del Bío Bío), ciudad que nació en 1906 al amparo de un proyecto ferroviario.

Formando parte de este centro cívico, se levanta la Primera Iglesia Presbiteriana de Huépil, que un 3 de julio de 1966 se organizó como Iglesia y que desde el 2008 pastorea el Reverendo Carlos Rivera.
Y claro, para celebrar el aniversario 53, la congregación participó de un Culto de Adoración y de acción de gracias al Señor el pasado domingo -7 de julio-.

Tal como comenta el Reverendo Carlos Rivera, el aniversario comenzó desde la Escuela Bíblica Dominical. Para la ocasión se invitó a la hermana Kelit Pérez quien desarrolló una clase en torno a los temas de crecimiento y desarrollo de iglesia, en la que alentó a los hermanos a pensar en iniciativas que logren llamar la atención de los vecinos, pero sin dejar de lado la Palabra de Dios.

En cuanto al Culto de Adoración, se invitó al Tesorero del Sínodo, Presbítero Sergio Aguilera, quien exhortó a los hermanos en el Salmo 36.

DESAFÍOS Y ANHELOS 

El Reverendo Carlos Rivera llegó a la Primera Iglesia de Huépil siendo un niño de 12 años. En esta Iglesia conoció al Señor, nos dice, y en ella se hizo miembro hace ya cuarenta años y hace 11, fue ordenado como Pastor.

Sin embargo, su anhelo es que el Señor envíe más obrero a la obra que con el Honorable Consistorio de la Primera Iglesia de Huépil abordan con el único objetivo de cumplir con la Gran Comisión.

“Somos una congregación pequeña, conformada por 25 miembros,  con un promedio de asistencia de 20 hermanos. Queremos crecer en el Señor, también en nuevos miembros. Queremos profundizar nuestro trabajo con la avanzada de Trupán, que este año tomamos cien por ciento, y seguir con nuestro punto de predicación en El Arenal ( sector rural de la comuna de Tucapel)”, dice el Reverendo Carlos Rivera.

“Queremos crecer y siempre gozosos en el Señor. El llamado que hago a mi congregación es que oremos para despojarnos de todas las cosas que nos impiden comprometernos con nuestra Iglesia, El Señor así nos bendecirá”, agrega. 

Queridos hermanos, estemos orando por nuestros hermanos de Huépil para que el Señor llene sus corazones de sabiduría y de buen testimonio para ministrar la Palabra de Vida con poder.
¡Solo a Dios sea la Gloria !

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *