El Cardal en nuestra memoria

El anhelo de muchos “cardalinos”era celebrar el aniversario número 40 de El Cardal. Y así se hizo por bendición del Señor,  y así quedó registrado en el recuerdo de quienes asistieron a este Retiro conmemorativo. 

Desde el 26 de enero y hasta el 2 de febrero se reencontraron cerca de 180 hermanos, en su momento de mayor estadía en el recinto, para estudiar la Palabra y cultivar las relaciones de hermandad basada en la fe en Cristo.

Para el Reverendo Carlos Parada, y presidente de la Comisión Eclesiástica El Cardal 40 años, se cumplieron las expectativas que como equipo de trabajo planificaron. “Hubo momentos de reflexión, de alta emotividad, de autocrítica, de diversión y de recuerdos también”, dijo. 

Y agregó: “Pero el elemento central fue reflexionar sobre Dios desde la memoria y de la importancia que tiene el recordarlo para nuestra vida personal, familiar,  eclesial y para la historia de la Salvación en definitiva”. 

 

Y en tal sentido, la memoria como elemento básico que construye la identidad confesional y relacional de las personas fue el centro de todos los temas de estudio, conversaciones y actividades lúdicas que se dieron en esos días de campamento. 

Sin embargo, en este ejercicio de la memoria el factor gravitante lo hicieron las propias personas y es destacable que hermanos ya mayores lograron desarrollar una conversación que atrajo el interés de los hermanos jóvenes y de los más nuevos en la Iglesia para juntos dialogar teniendo a Dios en el foco. 

“Para mí fue muy gratificante el ver que los jóvenes se motivaran en seguir conversando con los mayores fuera de las instancias de conversación planificadas. Por otro lado, la presencia en este Campamento del Pastor Manuel Covarrubias sirvió para muchos el reforzar la idea de la memoria, piensa que muchas generaciones crecieron con él en El Cardal”, destaca el Reverendo Carlos Parada. 

REBOBINAR 

La última noche – sábado 1 de febrero- fue solemne. Los asistentes se aprestaban para hacer un viaje al pasado. Se hablaba también de desenterrar un cofre y ver qué contenía,  y también de volver a enterrar otro en el predio. 

La ceremonia comenzó progresivamente. Primero se compartió un espacio en donde el Pastor Manuel Covarrubias Bravo y el matrimonio conformado por Rosa Riquelme y Sergio Aguilera contaron, respectivamente,  sus experiencias y recuerdos asociados a El Cardal. 

Luego de eso se proyectó un primer video con fotos recopiladas por la hermana Mónica Uribe en donde aparecieron niños que hoy son hombres, hermanos que no están, un campo lleno de trumao en donde hoy se levantan las instalaciones de El Cardal.

El segundo video reveló las imágenes de un grupo de hermanos enterrando,  hace 10 años atrás, una cápsula hecha de pvc llena de cartas, fotos y recuerdos.

Precisamente ese contenido fue lo que se desenterró esa noche del primero de febrero de 2020. Y aunque la mayoría del material estaba derruido por la acción de la humedad, se pudieron leer algunas cartas que hicieron volver atrás en el tiempo a muchos hermanos allí presentes. Muchos rieron, otros contuvieron sus emociones, volvieron a la memoria enseñanzas y recuerdos de muchos hermanos.

Y fue así como se puso término a las actividades, quedando el domingo para adorar al Señor donde la Palabra de Dios la expuso el diácono Jonathan Sánchez para luego despedirse fraternalmente y anhelar reunirse una vez más para el 2021.

 


De algo estamos convencidos, y quienes tienen el hábito de visitar cada año El Cardal lo saben, y es que este Campamento se ha convertido a lo largo de sus años en un ministerio en sí mismo. 

Damos gracias a Dios porque Él bendijo a la Comisión Aniversario, a los hermanos que participaron en este Retitro y damos gracias al Señor porque ha sido fiel con su pueblo y porque sus promesas permanecen inalterables en el tiempo. 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *