Corazón centrado en Cristo

¿Quién puede reparar un corazón roto? Para nosotros el único que lo puede hacer es nuestro Señor Jesucristo.
¿Pero cómo podemos hacer llegar la Palabra de Dios a mujeres que están enfrentando duras pruebas en su vida? Bueno, “Reparando un corazón roto”, el Encuentro de Mujeres del Presbiterio Sur, trató  esta temática el fin de semana pasado – entre el 27 al 29 de septiembre- en la ciudad de Temuco.

Al Encuentro,  organizado por la Primera Iglesia de Temuco, “Cristo El Salvador”, asistieron cerca de 80 hermanas que se dieron cita en Koyamentu, un centro cristiano de capacitación y retiros ubicado en la salida sur de la ciudad, para participar de las tres ponencias expuestas por la hermana Juliana Aquino de la Iglesia Presbiteriana de Brasil y con experiencia en consejería bíblica.

Las exposiciones se desarrollaron en torno a los temas del Corazón, y la necesidad de observarlo desde el Plan de Dios a través de la Creación-Caída- Redención; las Idolatrías, en el sentido de identificar aquellos intereses personales que nos alejan de Dios; y un tercer momento, en donde la expositora analizó Estudios de casos.

De acuerdo al Encargado de Obra, el hermano Guillermo Carrasco, la idea del retiro era entregar a las hermanas herramientas de consejería bíblica que les permita aconsejar a mujeres que tienen sus corazones quebrantados a causa de sus propios ídolos, miedos, dolores y pecados.

Junto con las ponencias se realizaron también talleres los que fueron dictados por las hermanas Lilian Flores, que abordó la resolución de conflictos incorporando principios bíblicos; y por Ingrid Muñoz, que presentó nuevos casos de estudios que las hermanas debían solucionar a partir del modelo de consejería bíblica expuesto por Juliana Aquino.

¿Hubo momento de solaz y diversión? Por supuesto que sí. En la Noche de Talentos las distintas Iglesias demostraron sus dotes artísticos y buen humor y pudieron compartir más estrechamente.

Damos gracias al Señor por esta bendecida actividad y confiamos en su Voluntad de que Él permitirá que este grupo de hermanas sean agentes activas en sus ministerios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *