Alumnos del Seminario Teológico visitan Iglesia de Huasco

Desde el 9 al 14 de octubre alumnos de nuestro Seminario Teológico se encuentran en una actividad de comunión y servicio en la Iglesia Presbiteriana de Huasco.

La agenda de la comitiva -encabezada por el Pastor y Capellán del Seminario Teológico,  Reverendo Christian Núñez, y por la Secretaria Académica Lucky García- ha sido ejecutar tareas de servicio, en sus diferentes formas, los que son antecedidos por tiempos de devocional, individual y compartido.

“Se han realizado trabajos de mejoras en el templo de la Iglesia de Huasco. Además, se ha visitado los  hogares de hermanos de la Iglesia, con quienes los alumnos compartieron la oración, llevando ánimo y aliento”, indicó Lucky García.

Un gran acierto en la actividad misionera de este año ha sido la participación de los alumnos como panelistas en el programa radial “Una Visión de la Palabra” conducido por el Reverendo Roberto Rojas y que se transmite por Radio Alternativa (105.5 FM).

Para dicho programa, que se emitió esta semana en forma extraordinario el miércoles, jueves y viernes, los alumnos prepararon temas de alta connotación social, como el aborto y la homosexualidad,para comentarlos a la luz de la Escritura.

La gratificación de entregar la Palabra

Como parte de la agenda de visitas los seminaristas Brad Hernández, de la Iglesia de Rancagua, y Álvaro Vargas de Mar de Gracia, junto Pastor Christian Núñez, tuvieron la experiencia de visitar a la familia Guzmán Araya en Vallenar.

 

La familia Guzmán Araya está compuesta por adultos mayores, que por imposibilidades externas no pueden congregarse habitualmente en la Iglesia de Huasco.

La familia Guzmán Araya, hermanos que viven en la ciudad de Vallenar.

La instancia sirvió para compartir un buen momento en torno a la Palabra. También para hacer recuerdos. Fue así que los dueños de casa abrieron sus carpetas con fotos y documentos de la IPCH de comienzos del siglo XX. No por nada los Guzmán Araya son descendientes de los fundadores de la Iglesia Presbiteriana de Vallenar junto a la familia del pastor Roberto Rojas, en 1918.

El Evangelio en Agua Amarga

En el Valle del Huasco (Tercera Región), al sur de Vallenar se encuentra Agua Amarga.
La localidad se registra en los anales de la historia de Chile, pues allí a comienzos del siglo XIX la minería de la plata tuvo su apogeo productivo. Hoy, además, Agua Amarga es conocida por la belleza de sus salares cordilleranos.

En medio de un paisaje desértico vive Nelson con su familia.Una vez al mes, sin embargo. el hermano Mario Guzmán viaja desde Vallenar para llevarles la Palabra de Dios.

Hasta allí viajaron los hermanos seminaristas junto al Reverendo Núñez.

En la ocasión,  el alumno Brad Hernández compartió la palabra de Dios quien les habló de la soberanía de Dios y de cómo Él ordena cada aspecto de nuestra vida según sus propósitos.

 

La familia del hermano Nelson en la localidad de Agua Amarga junto al equipo del Seminario Teológico.

“Nos llamó la atención la alegría y el amor que se tenían como familia. Al término de la visita me sentí muy edificado de haberles conocido. Sin querer ellos nos enseñaron valores cristianos”, dijo Brad Hernández.

Después, al igual que en casa de la familia Guzmán Araya, se compartió un bello momento, se cantaron rancheras y se declamaron poemas.

“La experiencia de llevar la Palabra a esta familia fue más bien una bendición para nosotros”, comenta el Reverendo Christian Núñez. “Ellos tienen sed de oír la Palabra de Dios y por lo mismo, nos dijeron,  quisieran tener más momentos para escucharla y a más personas para compartirla en comunidad”. 

Compartir la experiencia

Al término de la visita y ya de regreso a Huasco, la comitiva se reunió para evaluar lo que han sido las visitas a los hermanos de Huasco durante estos días.

David Vásquez, de Iglesia Pródigo de Viña del Mar,  señaló:  “Es impresionante cómo la Palabra  es precisa para cada caso. Aunque yo no los conozca, el Espíritu Santo se encarga de hacer su obra en ellos”.

Franco Caamaño, alumno del Seminario Teológico, sede Valparaíso: “Uno escucha las difíciles vivencias de los hermanos y me produce esperanza que ellos se sientan tan fortalecidos en el Señor”.

Álvaro Vargas de Iglesia Mar de Gracia: “Uno va a entregar la Palabra y sabe que es por un momento,  pero uno nota que los hermanos quisieran que regresáramos”.

“Lo que nos impactó es que, pese a vivir en un lugar desértico, el Evangelio está ahí presente. Esto nos anima a convencernos de que la Palabra de Dios llega a todos lados, es cosa que nos desafiemos a mirar más allá de nuestros lugares de comodidad”, dijo el Reverendo Christian Núñez.

Toda la Gloria sea para Dios
#STPHuasco2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *